Colágeno: el cemento que lo mantiene todo unido

El colágeno es el componente principal del organismo y representa aproximadamente el 30 % del contenido proteínico de nuestros cuerpos. El colágeno es una proteína estructural esencial que garantiza la cohesión, la elasticidad y la renovación de nuestros tejidos conectivos, que incluyen la piel, el cartílago y los huesos. En esencia, es el "pegamento" que lo mantiene todo unido. Refuerza varias estructuras corporales y la integridad de nuestra piel. 

Con la edad, la producción del colágeno se reduce de forma natural y empiezan a dejarse ver los primeros signos del envejecimiento. La pérdida de colágeno, que se inicia a partir de los 30 años y se acelera al llegar a los 40, afecta a todos los tejidos conectivos, como la piel, las articulaciones y los huesos. 

El colágeno se encuentra en nuestros cartílagos, huesos, piel, cabello y uñas

Encontramos diferentes tipos de colágeno en función de las partes del cuerpo. El colágeno está presente no solo en nuestros huesos, articulaciones, tendones, ligamentos y piel, sino también en todos los tejidos musculares lisos, en los vasos sanguíneos y en otros órganos. El colágeno también es un componente principal de nuestro cabello y uñas. La mayor parte del colágeno de nuestro cuerpo es de tipo 1.

En nuestro organismo, existen diferentes células responsables de la producción de colágeno. Las celdas utilizan péptidos y aminoácidos específicos a modo de ladrillos de construcción para producir la estructura de hélice del colágeno principal, la cual se organiza entonces en las fibras fuertes que proporcionan soporte a los tejidos estructurales.