«Fortified Food Coatings (FFC) fue fundada en octubre de 2012, y está especializada en el suministro de nutrientes a través de una fina capa de gelatina aplicada en comidas preparadas. Nuestro objetivo es contribuir a que en el futuro la gente pueda obtener todos los nutrientes que necesita de sus comidas, sin necesidad de suplementos.

La buena salud comienza con vitaminas y minerales, no con medicamentos. Además, los micronutrientes son mucho más fáciles de conseguir en el mercado que los fármacos y los medicamentos. Cocinar verduras y otros alimentos hace que se pierdan algunas de sus vitaminas y minerales. De ahí nuestra idea innovadora de agregar nutrientes después del proceso de cocción. La empresa se inspiró en una vieja tradición culinaria francesa de recubrir los alimentos con una fina capa de gelatina para evitar que se sequen y cambien de color. Combinamos estas dos ideas en forma de una capa de gelatina rica en nutrientes para comidas preparadas, y así surgió una nueva línea de negocio.

El principal mercado objetivo de esta innovación es la tercera edad, desde personas mayores activas y con movilidad hasta otras, más frágiles, que viven en residencias y no pueden cocinar por sí mismos. Estos consumidores pueden sufrir problemas nutricionales, pero todavía quieren ser independientes, activos y felices. Nuestro objetivo es crear una nueva generación de platos preparados, cocinados por expertos fabricantes de comida y luego recalentados en casa en el microondas, para ofrecer comida de calidad de restaurante con probados beneficios para la salud. El placer de una buena comida es una prioridad crucial en este exigente sector del mercado.

FFC se centró en cuatro vías principales para el mercado: comidas de hospital, personas que viven en casa y necesitan suplementos dietéticos, el sector minorista y el mercado de ventas por catálogo/en línea.

Contactamos con Rousselot y les esbozamos el proyecto, y en Rousselot se mostraron muy entusiasmados con el desarrollo de la primera capa. Tenía que ser transparente, incolora, termo-reversible, capaz de mantener los alimentos en la bandeja, de manera uniforme y fácil de extender y estable al congelarse. Rousselot encontró la solución adecuada con una combinación de gelatina y Peptan®: la gelatina se aplica a la comida con una impresora de alimentos para fijarla en la bandeja, seguida de un revestimiento de proteína bioactiva-Peptan® para mejorar la salud de los huesos y las articulaciones. Los péptidos de colágeno también mejoran la masa muscular. Gracias al valor añadido de Peptan®, los consumidores están dispuestos a pagar un plus de precio por un producto que promete beneficios probados para la salud. 

En 2013, cuando este proyecto estaba en desarrollo con Rousselot, DSM se unió al equipo para proporcionar una mezcla personalizada y sinérgica de vitamina D3 y calcio con péptidos de colágeno Peptan®. Este proyecto de innovación conjunta no habría sido posible sin esos dos socios clave. 

Además de su gran profesionalidad, Rousselot ha encarnado el espíritu de innovación abierta no sólo en su trabajo de desarrollo de productos, sino también en cuanto a ventas y posicionamiento. A pesar de que Rousselot es una empresa muy grande, tienen una mente muy abierta y supieron ver rápidamente el potencial de este innovador concepto propuesto por una nueva empresa. Rousselot es una empresa que mira hacia el futuro.» 

Diederik Bruins